MICROCUENTO: 9, por José Luis Zárate

–¡Los ojos de su padre!

Un desconocido le sonríe a todos los presentes.

–Son ojos de un Iggon de Trenshys 345, se estrellaron aquí en el medievo y al parecer se volvieron locos, se creen demonios, buscan el apocalipsis y cosas así, pero son felices en su planeta. Rosemary, por favor entra a la cabina azul.

¿Por qué no? todo era tan raro ese día, incluso una puerta que da a un espacio increíblemente grande.

–¿No son tiernos los demonios, Rosemary?

–Sí... los bebés sí...

–Lo que me dan miedo son los humanos que dejamos atrás.

© 2016 José Luis Zárate

Esta obra se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional. La imagen que acompaña esta publicación fue descargada de PIXABAY y es de dominio público.

Conversación en la Forja

1 comentario

  1. Siempre damos miedo. No sé por qué, pero así es cuando otras dimensiones pasan por aquí a echarnos los ojos.

    ResponderEliminar